Carta anónima de un seguidor del Algeciras CF: «No rendirse nunca, seguir peleando siempre»

El Algeciras CF está pasando por un momento difícil y no son pocos los aficionados que tienen ganas de alzar la voz. Uno de los más ilustres seguidores albirrojos ha querido tomar papel y bolígrafo para expresar su sentir ante la situación del club y aquí, le hemos dado la oportunidad de que sus palabras lleguen a todo el algecirismo. Os dejamos con su carta:

Sé que no represento a nadie en concreto y que a la vez represento al algecirismo. Sé que esta carta no va a ayudar a mi equipo como me gustaría, pero no puedo aguantar más tiempo a volcar sobre una hoja todos los sentimientos cruzados que venimos sufriendo en los últimos días los seguidores y sufridores del Algeciras C.F. Aquellos que, a pesar de todo, amamos el fútbol modesto y nos resistimos a rendir pleitesía a los gigantes del fútbol español. A estos los cambiamos por el equipo de nuestra ciudad, equipo al que llevamos viendo en el mismo asiento de nuestro “Estadio Nuevo Mirador” desde que nos llevaran nuestros padres por primera vez.

Hiere y escuece a partes iguales ver a la junta directiva del equipo que vive en tu corazón sentarse frente a cuatro o cinco micrófonos para decir que tu Algeciras C.F. está en peligro y que necesita una cantidad de dinero cercana al millón y medio de euros para avalar una deuda contraída hace varios años como si de una enfermedad mortal se tratara.

Hoy escribo para darme voz a mí mismo y a la afición dentro de la que me incluyo para expresar el dolor que sentimos ante esta situación.

Sentimos dolor, pero no hemos bajado los brazos, ni lo vamos a hacer nunca. Venimos del fútbol de pobres, desde abajo. Hemos afrontado junto a nuestro ejército mil y una batallas. Todas las que caben en 105 años de historia. En todos esos años y en todas esas batallas hemos ganado y también hemos perdido, pero siempre ha existido un denominador común que no va a desaparecer en esta batalla, en la que está en juego nuestro club, nuestra historia y, en definitiva, nuestra vida. Ese factor repetido en cada batalla ha sido la capacidad de no rendirse nunca, de seguir peleando siempre.

Ante los golpes duros no hay tiempo para lamentarse, porque si no te pones de pie rápido te pasarán por encima. Esto nos lo ha enseñado el fútbol y la vida casi a la misma vez y en Algeciras lo sabemos bien.

Esta vez no será diferente. Nos hemos caído, sí, pero vamos a levantarnos con más fuerza que nunca. Vamos a hacerlo por nuestros antepasados y por nuestros descendientes. Porque este sentimiento no va a morir, porque este club no va a morir.

Nos levantaremos y lo haremos con más fuerza. Rugiremos como siempre, aunque empezará a tronar como nunca. Que el albirrojo está dentro de nosotros, y la grandeza más grande está dentro de uno mismo.

Es nuestra historia y nuestra historia no la va a escribir nadie por nosotros.

Es por esto que me dirijo a mi equipo, a mi afición y a mí mismo, para decirnos que este laberinto tiene un camino de salida basado en algo muy simple y muy nuestro:

NO RENDIRSE NUNCA Y SEGUIR PELEANDO SIEMPRE.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario