EL TÚNEL DE NAPOLEÓN

EL TÚNEL DE NAPOLEÓN

 

Las abdicaciones de Carlos IV y Fernando VII en favor de Napoleón hicieron posible en 1808 la subida al trono de su hermano, José  Bonaparte, más conocido por el sobrenombre de Pepe Botella por su afición a los efluvios etílicos.

 

   Pepe Botella obtuvo el total rechazo de los españoles y vivía obsesionado por el miedo a ser asesinado. Tanto es así que esta obsesión le llevó a encargar al arquitecto Juan de Villanueva un túnel que uniera el Palacio Real con la Casa de Campo para poder  huir en caso de que hubiese una revuelta popular.

 

Lo cierto y verdad  es que  utilizó este túnel en numerosas ocasiones, convirtiendo el palacete de los Vargas en su residencia habitual.

 

Este túnel fue reformado en el año  1891 y  reabrió de forma parcial durante la II República, tras confiscar el Estado a la Casa Real sus propiedades de la Casa de Campo y la zona del palacio, convirtiéndose en dos parques de uso público.

 

Se trató de una segunda vida para este túnel ya que pasada la Guerra Civil, cuando fue empleado como fuerte y depósito de munición republicano, cerró definitivamente.

 

Ha estado más de dos siglos oculto,  y ahora el Ayuntamiento de la capital y Patrimonio Nacional  están preparando su reapertura para el año 2019, de nuevo como paso peatonal entre los Jardines del Campo del Moro y Madrid Río pero con una particularidad y es que  tendrá una pequeña sala de cine para la proyección de cortos y documentales.

 

El túnel, con una longitud de 55 metros, conserva buena parte de su estructura original, si bien una parte cuenta con una apariencia completamente renovada y moderna. Así quedó tras las obras de soterramiento de la M-30, finalizadas en el año 2011, perfectamente dispuesto para una hipotética apertura. Este tramo, el más próximo a Madrid Río, es de titularidad municipal, mientras que el otro extremo, que abarca hasta los jardines del Moro, lo es de Patrimonio.

 

Así que ya saben, podrán recrearse dándose una vuelta por el lugar donde la obsesión y la bebida hicieron  que Pepe Botella lo construyera para una hipotética huida.

Algeciras a 4 de septiembre de 2017

 

Patricio González

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario