El Túnel del Hotel Cristina

Hace algunos años tuve la oportunidad de conocer este túnel gracias a la amabilidad del director del Hotel Reina Cristina y documentar su existencia conocida por las personas que frecuentaban la playa del Chorruelo a mediados del siglo XX.

Ana Aranda nos acerca a esta zona en su magnífico libro “La arquitectura inglesa en el Campo de Gibraltar”:… En poco tiempo la apertura de la línea regular de vapores que unía con rapidez y comodidad Gibraltar con Algeciras, desvió hacia esta segunda población el interés inmobiliario de los gibraltareños.

Sin embargo, como nunca estuvo en su ánimo mezclarse con la población española, todas las compras de terreno se realizaron en un mismo barrio, físicamente separado del resto de los algecireños por el río de la Miel. Se trataba de una colina al sur de la población que había sido la Villa Vieja… a partir de la construcción del hotel Reina Cristina, el desarrollo de la Villa Vieja había sido imparable. El establecimiento hotelero incrementó el atractivo de la zona por sus servicios y el ambiente sofisticado que emanaba y, a su vez, los algecireños que todavía eran propietarios de algunas pequeñas parcelas rústicas en las laderas de la colina aprovecharon la ocasión de venderlas a buen precio.

Uno de los atractivos que ofrecía el hotel Reina Cristina era un fácil acceso a la playa, gracias a un túnel que conducía a un jardín de su propiedad.

TÚNEL 1.

James Thomson Barton fue el arquitecto del Hotel Reina Cristina (1898-1901) y la Villa del Sr. Smith (1903-1904) por lo que es posible que esta propiedad tuviera otro túnel que confluyera en el túnel del Hotel. Ana Aranda en el libro mencionado dice:

“… Lo primero que construyó fue una pista de tenis y el jardín, teniendo en cuenta además que los baños de mar estaban incluidos entre los alicientes con que contaba la propiedad pues, a través de un túnel que pasaba por debajo del camino que conducía al Hotel Cristina, se salía a otro jardín junto a la playa del Chorruelo que formaba parte de la finca. En este espacio se construyó una caseta de baños de considerables proporciones (40 m2), con capacidad para albergar un pequeño barco con el que las siguientes generaciones de la familia hicieron deporte en las aguas de la Bahía.”

TÚNEL 2.

Este túnel partía de una de las habitaciones del ala izquierda atravesaba la propiedad conduciendo a los clientes a una colina que descendía a la playa del Chorruelo a través de un jardín en bancada. A causa de un cortocircuito el Hotel se incendió en 1928 siendo reconstruido con una planta más a partir del diseño del arquitecto Guillermo Thompson reinaugurándose en 1932.

A partir de esta reestructuración del hotel el túnel queda en desuso. Mr. Liz, gerente del hotel ordena a mediados del siglo XX la construcción de una piscina de agua salada. Esta construcción rompe el túnel en dos partes, la primera parte se convierte en almacén y la segunda es usada para la conducción del agua salada.

Se construye una caseta para el bombeo de agua y otro túnel que la conecta el hotel (TÚNEL 3) al perder su uso original el TÚNEL 2 fue tapiado.

 

Articulo publicado originalmente por su autor en su blog.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario